top of page

UNA IGLESIA PARA LAS NACIONES

Una Iglesia Para Las Naciones se erige como un faro en la ciudad de Lynn, MA. Somos un lugar de oración, paz y alegría para todos los que se unen a nosotros. Nuestra comunidad es muy diversa, con personas de diferentes edades y orígenes que se unen para adorar y servir juntos. Damos la bienvenida a todas las personas que buscan el amor de Dios y nuestras puertas están abiertas a todas las almas que buscan recibir a Jesús en su corazón.

En UIPLN hemos entendido que todos los mandamientos se resumen en (amar a Dios y a las personas que nos rodean,) nuestro enfoque es señalarles a las personas hacia la cruz, donde pueden encontrar un encuentro con el Dios verdadero, que él les puede perdonar sus pecados, restaurarlos y usarlos para sus propósitos divinos.
 

Creemos en Dios, pero también creemos que cada persona tiene una misión en esta tierra y parte de nuestra misión es ayudarte a descubrir tu misión en la tierra. Una de nuestras pasiones es la juventud y la niñez.

 

Creemos que hoy mas que nunca Dios está llamando a las futuras generaciones para que sirvan a sus propósitos y llevar el mensaje de esperanza a todas las naciones, a través de la palabra del Señor, sus dones, talentos y la música.

Ven y acompáñanos junto a tu familia y se parte de este mover del Señor. Que no te lo cuenten… vívelo

Carlos Acosta

Pastor General

PRINCIPIOS DE FE

  • En la Santa Trinidad; Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • Que la Biblia es la Palabra de Dios y es la única autoridad en materia de fe y conducta.
  • En la invariabilidad de las escrituras.
  • Que Cristo, es el unigénito Hijo de Dios, murió en la cruz para reconciliar al mundo con el Padre y se levantó al tercer día de los muertos y ascendió al cielo y está a la diestra del Padre e intercede por nosotros.
  • En el levantamiento de la Iglesia (El Rapto), donde los muertos en Cristo resucitarán primero y los que vivimos seremos transformados para llegar al cielo.
  • En el Señorío de Cristo y que Él es el único mediador entre Dios y los hombres.
  • En la salvación por medio de Dios y no por obras, para que nadie se glorié.
  • En el Bautismo del Espíritu Santo y el hablar en lenguas como una experiencia del nuevo nacimiento, así como la sanidad divina y la sanidad del alma.
bottom of page